EL LIBRO DEL CEMENTERIO

Título: El libro del cementerio
Autor: Neil Gaiman
Ilustraciones: Chris Riddell
Traducción: Mónica Faerna
Editorial: Roca Editorial
Págs: 293
Precio: 17 €

 
Se conoce que no hay prácticamente lugar de este planeta en el que el ser humano no haya puesto sus pies y en el que, muchas veces, se haya quedado a vivir. Sin embargo, hay sitios en los que normalmente no nos imaginamos viviendo a persona alguna, menos si se trata de un niño, como, por ejemplo, un cementerio. A mí también me resultaba extraño este hecho hasta que me adentré en las páginas de El libro del cementerio, la obra de Neil Gaiman, novela ganadora de la Medalla Newbery 2009 a la mejor novela juvenil estadounidense.
Los padres y la hermana de Nadie Owens son asesinados una noche, y sin motivo aparente, por el cruel criminal llamado Jack. El pequeño Nadie, único superviviente de la familia, y a pesar de ser tan sólo un bebé, consigue escapar a tiempo y llegar hasta el cementerio de la colina, donde los Owens, una encantadora pareja de fantasmas, le adoptarán y le criarán con la ayuda del nuevo tutor del niño, Silas, y del resto de los habitantes del campo santo. Pero, ¿por qué el hombre llamado Jack quiere ver muerto a Nadie? ¿Logrará nuestro chico conocer la verdad y escapar de las garras del asesino?
Even though we have a number of great articles, we don’t have everything you need. For example, to earn money you can play casino games at a number of great websites.
Existe un narrador externo a la trama que igual podría considerarse un personaje más, o incluso uno totalmente imprescindible, pues todo lo sabe sobre este curioso cementerio en el que el niño al que conoceremos como Nadie llega una tétrica noche, sus particulares y entrañables habitantes, sus oscuros rincones llenos de secretos, así como el sinfín de aventuras que este chaval criado entre fantasmas vivirá desde que quedara huérfano de familia biológica hasta la adolescencia.
El protagonista de esta novela de narración ágil e interesantísimo argumento no es otro que el ya mencionado Nadie, un niño muy despierto y valiente que crece feliz aprendiendo todo lo que los fantasmas del cementerio le enseñan y su tutor Silas le deja. Nadie sabe que Jack quiere verle muerto, pero no el por qué. ¿Qué peligro podría suponer para el asesino un niño como Nadie? ¿Logrará el criminal encontrarle?
El elenco de personajes lo completan una larga lista de nombres, seres perfectamente perfilados por el autor, como los fantasmas, entre los que contamos a los Owens, los padres adoptivos de Nadie; la Dama de Gris, siempre montada sobre su fantasmagórico caballo; mamá Slaghter, la ancianita entrañable, entre otros. También encontraremos actores fantásticos que no se pueden llamar fantasmas, aunque es difícil saber su naturaleza, como el Hombre Indigo, el que custodia el importante tesoro de la tumba más antigua, Silas, el serio tutor de Nadie o la señorita Lupesen, el sabueso de Dios. Especial relevancia, a mi parecer, tendrán dos chicas en la vida de Nadie: por un lado, Scarlett, la niña viva con la que nuestro muchacho se encontrará varias veces a lo largo de su vida para vivir varias y emocionantes aventuras; y por otro, Liza Hempstock, la bruja fantasma de la que tanto puede aprender este chico.
El libro del cementerio, en definitiva, es una fabulosa historia acta para todos los públicos llena de emociones, de aventuras y desventuras que tienen lugar, muchas veces, en un lugar tan atípico como un cementerio. La vida y la muerte se dan la mano en este libro de trama fluida y final inesperado en el que la amistad y el valor tienen tanta importancia como la intriga que se teje entre sus páginas. Ésta, sin duda, es una de esas historias que te dejan con ganas de más, con algún que otro capítulo o incluso una segunda parte, pues separarse de sus personajes, de este Nadie Owens y sus simpáticos compañeros paranormales, no será nada fácil tras su lectura.
Nunca me han dado miedo los cementerios, aunque tampoco me imagino como sería vivir en uno. ¿Podría un niño que llegara a uno desde muy pequeño adaptarse? No lo sé. Lo que sí sé es que El libro del cementerio es una muy buena propuesta literaria tanto para jóvenes como adultos amantes del género fantástico, así que, ¿a qué estás esperando? ¿De verdad te lo vas a perder?

 
Cristina Monteoliva