UN MÉDICO RURAL Y OTROS RELATOS PEQUEÑOS

f935f5dfde13df2f6bd4e5bf84ae66d0Título: Un médico rural y otros relatos pequeños
Autor: Frank Kafka
Traducción: Pabro Grosschmid
Editorial: Impedimenta
Págs: 160
Precio: 17,15 €

 
Muy poco se podrá decir aquí de una obra que ha sido hasta la saciedad comentada y debatida por la crítica más aventajada. Pero una mirada paratextual regala a los sentidos un renovado reconocimiento: la perfecta conjunción que se establece entre una magnífica edición (y esto no es exagerado ni adulador) y su brillante contenido. La editorial Impedimenta no cesa en su empeño de regalar, para deleite de bibliófilos, un marco incomparable donde albergar las joyas de la Literatura Universal.
Un médico rural recoge una colección de relatos representantes de la etapa madura del genial escritor Franz Kafka y dedicados (irónicamente) a su padre. Aparecen en todos ellos una extraña simbología que se concretiza en la pesadilla que constituye su propio tiempo. A pesar de esta circunstancia, casi todos los relatos se desarrollan en una cotidianidad diáfana que nos sumerge en un laberinto de sinsentidos y enajenaciones.
Algunas historias son verdaderamente enigmáticas. Buen ejemplo de ello es el relato titulado “La inquietud del padre de familia”, en el que un criatura llamada Odradek se convierte en sí misma en la tímida frontera que separa lo terrenal y cognoscible de aquello que es ilimitado, misterioso; o la eterna relación existencial entre “Chacales y árabes”, sin olvidar “Un sueño” en el que Josef K. cava su propia tumba.
El relato que da nombre al libro es especialmente delirante, como si todo lo que cuenta se desarrollara en los imprecisos espacios de la demencia. La llamada urgente que avisa a un médico de pueblo de la grave enfermedad de un joven de los alrededores se convierte en un elemento representativo del insalvable sufrimiento que trae consigo la propia experiencia humana (“vine al mundo con una hermosa herida. Es lo único que he recibido”). Caballos que observan el discurrir de las acciones, criados que emergen de las cercanas profundidades de lo desconocido… todo parece evaporarse en un ambiente de nebulosa niebla. Junto a otros de los grandes relatos de Un médico rural (“Un viejo manuscrito”, “Una visita a la mina”, “Mensaje imperial”, o el magnífico “Informe para una academia”, entre otros) se incorpora a la reciente edición la reunión de relatos (la mayoría muy breves) titulada Percepciones. A este libro pertenecen relatos como “Los árboles”, que dada su brevedad no nos resistimos a reproducir:
Porque somos como troncos de árboles en la nieve. Parece que están apoyados en la superficie, y que se los puede mover con un pequeño empujón. No, no es posible. Porque están firmemente unidos a la tierra. Pero, atención, también esto es pura apariencia.

 
Algunos más extensos como “Ser desdichado” nos cuenta la historia de un fantasma en forma de niña que aparece en la habitación de un hombre acongojado: ambos acabarán manteniendo una concienzuda conversación. “La excursión a las montañas”, “La desgracia de los solteros”, “Los que pasan de largo corriendo”, “Reflexión de los jinetes”…todos representan un cúmulo de alucinaciones y clarividencias de las que el lector no siempre escapará invicto.